AMNISTÍA INTERNACIONAL


En una nota para los medios de comunicación publicada con motivo de una conferencia internacional que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha convocado en Ginebra para los días 17 y 18 de abril, la organización ha pedido que otros Estados contribuyan de inmediato a aliviar la situación de los refugiados iraquíes que, en creciente flujo, huyen a Siria y Jordania, especialmente desde el atentado cometido por insurgentes armados contra uno de los principales santuarios chiíes de Irak, la mezquita de Samarra, en febrero de 2006. Este atentado provocó un nuevo estallido de sangrienta violencia sectaria, que es más intensa aún que antes y entre cuyas principales víctimas figuran los civiles de las comunidades cada vez más divididas de Irak.
“Siria y Jordania, que acogen ya entre las dos a unos dos millones de iraquíes, han sido hasta ahora los países más afectados por el éxodo de refugiados, pero tiene que haber un límite más allá del cual no podrán soportarlo dado el aumento constante del número de iraquíes desesperados por escapar del conflicto –ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional–. Es esencial que otros gobiernos entren ya en acción y presten –no sólo prometan– asistencia directa a fin de garantizar que los refugiados tienen vivienda y alimentación adecuadas y acceso a la atención de la salud y a la educación en Siria, Jordania y otros países que están ayudando ya a aliviar las consecuencias del desastre de Irak.”
Además de pedir que se preste ayuda directa a las comunidades de refugiados iraquíes y a los países que las acogen, Amnistía Internacional insta a Estados Unidos, la Unión Europea y otros Estados a que establezcan generosos programas de reasentamiento a fin de ayudar a los refugiados iraquíes, en especial a los que sean más vulnerables y estén en situación de riesgo, a iniciar una nueva vida lejos de la zona del conflicto y a que brinden protección efectiva a todos los refugiados y a todos los solicitantes de asilo rechazados.
“El gobierno del Reino Unido y otros que persisten en la práctica de devolver a solicitantes de asilo rechazados a Irak, aduciendo que las zonas kurdas del norte del país están relativamente en paz, deben desistir de inmediato de hacerlo –ha señalado Malcolm Smart–. No debe ponerse en peligro la vida de los iraquíes para que los gobiernos demuestren a su ciudadanía que pueden ser duros con los solicitantes de asilo; es jugar con la vida de otras personas.”
Asimismo, Amnistía Internacional pide que se tomen medidas para ayudar a los centenares de miles de iraquíes que se han visto desplazados internamente.
“El gobierno iraquí, los Estados que aportan tropas a la Fuerza Multinacional y otros gobiernos y líderes políticos y religiosos de la región deben redoblar sus esfuerzos por encontrar una solución pacífica, que ponga fin a la violencia sectaria y las demás formas de violencia y permita a los iraquíes regresar a sus hogares y vivir en paz –ha manifestado Malcolm Smart–. Mientras no lo hagan, mientras no se encuentre una solución que respete los derechos humanos básicos, los iraquíes seguirán pagando el precio con su vida y la estabilidad de la región entera continuará amenazada”.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s