“Me enviarán a casa cuando esté muerto”

seres-sin-rostro.jpgEn las prisiones de California hay 227 personas condenadas a cada perpetua desde que eran menores de edad, según el último informe de Human Rights Watch. La entidad internacional sólo encontró siete casos similares en el resto del mundo.

Más de 200 presos de las cárceles de California, en Estados Unidos, fueron detenidos y condenados a perpetuidad sin posibilidad de liberación cuando aún eran menores de edad, tal y como acaba de denunciar la organización Human Rights Watch (HRW) en su informe ‘Me enviarán a casa cuando esté muerto’.

En el documento, el grupo de defensa de los derechos humanos subraya que la práctica de condenar a menores a cadena perpetua fue abolida hace décadas casi en todo el mundo. “Condenar a niños a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional significa que morirán en prisión, sin beneficiarse de una segunda oportunidad en la vida”, explica Elizabeth Calvin, autora del informe.

“La población puede permanecer segura sin la necesidad de encerrar a los menores de por vida por crímenes que cometieron cuando aún eran demasiado jóvenes para votar, beber o incluso conducir”, añade.

Por eso, HRW ha aprovechado para publicar su informe y reabrir la polémica sobre las condenas a menores, semanas antes de que los legisladores californianos se reúnan para debatir una ley que pondría fin a esta práctica. “El Senado del estado de California deberá votar antes del 31 de enero la Ley de Reforma de la Cadena Perpetua sin Derecho a Libertad Condicional para Delincuentes Juveniles y no podemos dejar pasar esta oportunidad de denunciar y presionar”, explican los responsables de la entidad.

En caso de ser aprobado, el proyecto de ley, propuesto por el senador demócrata Leland Yee y avalado por un número considerable organizaciones y movimientos sociales, los jóvenes procesados por homicidio aún podrían ser sentenciados a cadena perpetua, pero tendrían la oportunidad de obtener la libertad condicional tras haber cumplido 25 años o más de condena, según explica la organización internacional en su comunicado.

California, una excepción

El derecho internacional prohíbe la condena de infractores juveniles, y además de los 227 menores condenados siendo menores en California, HRW explica en su informe que tras un largo proceso de investigación sólo encontró siete casos similares en el resto del mundo.

“Para añadir más horror a esta situación hemos comprobado que, a diferencia de lo que se puede pensar, estas condenas no sancionaron sólo a menores que habían cometido asesinatos, si no que el 45 por ciento de los jóvenes condenados no habían cometido ellos mismos un homicidio. Varios de ellos fueron enviados a prisión por haber participado de un delito que terminó con una tentativa de asesinato”, explica Calvin.

De hecho, otro estudio realizado por Human Rights Watch en 2005 estimó que el 59 por ciento de los infractores juveniles que cumplían cadena perpetua sin derecho a libertad condicional en los Estados Unidos habían cometido por primera vez un delito, y ni siquiera existía en sus antecedentes algún registro de un caso delictivo en su contra.

Además en el 70 por ciento de los casos analizados por Human Rights Watch, el menor no actuaba solo y al menos uno de sus cómplices era un adulto. La investigación realizada revela que en el 56 por ciento de estos casos el adulto recibió una sentencia menor que el joven.

“La misma inmadurez que lleva a los menores a cometer los crímenes en primer lugar los deja mal preparados para navegar el sistema de justicia criminal, por lo que son más propensos que los adultos a recibir condenas más severas”, señaló Calvin. “Además, a pesar de que no existe evidencia que indique que dichos jóvenes no pueden ser rehabilitados, muchos de los jóvenes que cumplen condenas perpetuas sin libertad condicional señalan que sus sentencias no les permiten participar de programas de rehabilitación dentro de la prisión”, añade la autora del informe.

También cuestión de raza

HRW también denuncia que California tiene unos de los índices más altos en disparidad racial en la imposición de condenas de por vida sin derecho a libertad condicional. Los jóvenes afroamericanos cumplen este tipo de condenas en una proporción 18 veces mayor que los jóvenes blancos, mientras que los jóvenes latinos lo hacen en una proporción cinco veces mayor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s